Review: Boda Sangrienta

Calificación de la película:
7 out of 10 stars

Suspenso, horror, humor negro y una constante sensación claustrofóbica de persecución, es lo que recibirán los espectadores de Boda Sangrienta. Con una metodología bastante inteligente y un personaje principal, interpretado por Samara Weaving, muy bien desarrollado y ejecutado por la actriz, la película nos presenta una historia peculiar, con tradiciones presentes en clanes de elite que, además de extrañas, pueden ser muy peligrosas, hasta mortales.

Durante la noche de su boda, Grace (Samara Weaving) se hace parte de una tradición ancestral, invitada por la rica y excéntrica familia de su marido, y es ahí donde vivirá una velada que se convierte en un juego letal de supervivencia.

Los escritores Guy Busick y Ryan Murphy crearon una historia de tradiciones familiares bastante interesante, muy bien lograda, y nos muestran un desarrollo de esta de forma acelerada, lo que mantiene la atención desde el momento en que comienza este siniestro juego, lo cual sucede muy rápido en la película, hasta el final de la misma: un retorcido y sorprendente final.

El filme básicamente nos muestra una inescrupulosa forma de jugar a la conocida escondida, pero que puede tener consecuencias fatales, siendo este juego una forma de dar la bienvenida a la nueva integrante de la dinastía Le Domas, una tradición del clan, la que es muy bien explicada durante la película.

Junto a Grace, vamos disfrutando de conocer a esta siniestra familia, quien sabe poco sobre sus suegros, al igual que el espectador; fuera de que los vemos con un estilo de vestir algo vampiresco y que su hogar es una mansión con laberintos y pasadizos secretos (ya sabes, una casa cualquiera…). A Grace le toma un poco de tiempo entender realmente las reglas de este particular juego: todo comienza cuando en una forma chocante se da cuenta en qué consiste todo esto, y así empieza su lucha por sobrevivir, a pelear de vuelta si es necesario, a desarrollar su instinto de defensa. A medida que el amanecer se acerca, la película avanza y progresivamente va adquiriendo un tono más oscuro y sangriento.

En el personaje de Grace recae el peso completo de la película, pero Weaving demuestra estar a la altura del desafío y nos entrega una interpretación -al comienzo- de una princesa rubia en su día soñado, que termina siendo una sobreviviente, luchadora que se gana el respeto de la audiencia, quedando esta transformación impregnada impecablemente en su vestido originalmente blanco, de novia.

Los directores a cargo -Matt Bettinelli-Olpin y Tyler Gillett (El Heredero del Diablo)- nos dan una cinematografía excelentemente bien lograda, con un comienzo más luminoso cuando se trata de mostrar el momento feliz de la boda, para luego pasar cada vez más a este tono más oscuro y de terror, efectos prácticos bien ejecutados, lo que nos permite ingresar a una atmósfera y un mundo siniestro muy bien creado, donde conocemos el verdadero significado del matrimonio hasta que la muerte nos separe.

0 0

Déjanos tu comentario